De los asegurados que cotizaron en 2016, el 38.2% cotizó entre 50 y 52 semanas, sin embargo una gran parte (22.3%) lo  hizo durante un periodo de 1 a 10 semanas, de acuerdo al Anuario Estadístico del  Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). En términos absolutos, los trabajadores que cotizaron  menos de 11 semanas alcanzaron 265,581 en 2016. En 2015 esa misma cifra ascendía a 280,469 y representaba el 24.06% de los que aportaron al INSS en ese año. Las actividades estacionales como la agrícola  y las ocasionales como la construcción presentaron  más cotizantes con menor  rango de semanas cotizadas. Los trabajadores de este sector enfrentan mayores retos para lograr  el periodo estipulado de cotización para recibir una pensión, 750 semanas.